Sobre mí…

Hola,

Soy Belén, la persona detrás de Imakiro. Nací en Barcelona, ciudad donde he crecido y vivido la mayor parte del tiempo. Cuando era pequeña me encantaba pintar y colorear. Pasaba horas pintando con mis manos. Recuerdo perfectamente los plastidecor, las ceras Manley, los rotuladores Carioca y las témperas Jovi. La asignatura de plástica era mi favorita, aunque siempre intentaba imitar la realidad. Quizás no tenía suficiente confianza en mí misma para expresarme de forma libre. Me enseñaron que el mar es azul, el sol amarillo y la tierra marrón, preocupándome por no salirme nunca de la raya.

Recuerdo mi infancia con mi madre haciendo puntes de coixí, punto de cruz, cuadros tridimensionales, figuritas de barro… Heredé de ella mi pasión por las manualidades y las artesanías. Es difícil explicar todas las emociones que me provocaba hacer cosas con mis manos, simplemente me gustaba. Sentía pasión por lo que hacía, así que decidí estudiar Bellas Artes al terminar bachillerato artístico. Tenía claro que me especializaría en pintura, pero para mi sorpresa, seguí el itinerario de conservación-restauración. Siempre he sido tímida, he cuidado mucho los detalles y disfrutaba de la soledad y el silencio.

A pesar de todo, mis inquietudes seguían ahí, y aunque siempre me había acompañado la creencia de no sentirme talentosa, descubrí, para mi asombro, que mi creatividad siempre había estado presente y simplemente tenía que encontrar Mi porqué y Mi para qué.

Y el Origami

Imakiro es un viaje único a los recuerdos de la infancia. El vuelo de cometas y el movimiento de las aspas del molinillo,  el murmullo de la lluvia y el perfume de las flores.

Cuenta la leyenda oriental del hilo rojo, que las personas destinadas a conocerse tienen un hilo rojo atado a su dedo meñique. Este hilo nunca desaparece y permanece atado para toda la eternidad, a pesar del tiempo y la distancia. Puede que fuera el destino y el origamillevara conmigo desde tiempo atrás. Sea como fuere, los colores motivos y texturas de los papeles me atraparon cuando mi amiga Patri me regaló un kit de Japón, siendo el arte de plegar el papel el protagonista de esta nueva aventura.

MENU

Back

Share to